martes, 24 de octubre de 2017

¿Todo el mundo puede abrir una tienda online sin invertir?


¿Todo el mundo puede abrir una tienda online sin invertir?


Si echas un vistazo a Internet, verás a muchos vendedores de humo que nos cuentan diversas formas para ganar dinero por Internet. Y una de las que está de moda es sin duda la de abrir una tienda online, que a veces se ha presentado como una “solución mágica” para salir del desempleo por parte de muchos blogger e incluso algunos medios de comunicación.

Sin embargo, lo cierto es que abrir una tienda online no es tan sencillo como a veces se presenta, si bien es cierto que no es imprescindible tener un local o tienda física. Además, conseguir resultados tampoco es tan sencillo y por supuesto no se puede conseguir fácilmente sin inversión, en un mercado en el que la competencia también es mayor.
 

Por qué no todo el mundo puede abrir una tienda online sin invertir

Se nos vende a veces la idea de que para vender en Internet lo único que necesitas es tener una tienda e-commerce. Utilizando Prestashop o Magento, para crear una tienda online necesitarías tan sólo invertir en un hosting, un nombre de dominio y poco más. Luego, a través del dropshipping, no te haría falta tener stock para vender y podrías conseguir el éxito sin apenas gastar dinero.

La realidad, sin embargo, es que esto puede funcionar en casos muy excepcionales, y desde luego no es escalable en el tiempo. Quien quiera crear una tienda online y que realmente funcione, debería invertir y tener en cuenta una serie de aspectos que no siempre se cuentan.

Está claro que el comercio electrónico ha reducido las barreras a la entrada, pero ni mucho menos las ha eliminado todas, ni es la panacea para hacerse rico.

1. Abrir una tienda online no es tan barato. Más allá del hosting y el dominio, si quieres diferenciarte tendrás que invertir también en comprar una plantilla premium, módulos de pago o la ayuda de un buen informático especializado en el programa e-commerce.

2. El comercio electrónico requiere conocimientos. No es aconsejable lanzarse al vacío sin conocer los principales entresijos de cómo funcionan las ventas online. Lo ideal es hacer un curso de ecommerce para adquirir experiencia y aprender de los mejores expertos.

3. El dropshipping no es la panacea. Aunque puedes vender productos sin stock, esto conlleva una serie de desventajas. Por ejemplo, dependes de que la empresa con la que trabajes actúe con profesionalidad, tendrás un menor margen de beneficio, no puedes diferenciarte fácilmente de tus competidores, etc.

4. Tendrás que invertir en SEO y SEM. No basta con lanzar tu tienda al ciberespacio y esperar a que lleguen los clientes. Lo normal es que tengas que invertir en una campaña de Google Adwords o Facebook Ads para promocionar tus productos y conseguir tus primeros visitantes, suscriptores y compradores…

5. No vas a conseguir resultados a corto plazo. Sin inversión, es prácticamente 100% seguro que no vas a lograr resultados a corto plazo, por lo que no puede venderse crear una tienda online como una salida al desempleo. Debes prepararte para una carrera de fondo, en la que tendrás que aprender y mucho.

Con este post no queremos desanimar a nadie. Sólo ayudarte a poner los pies en el suelo para que, con conocimiento de causa, hagas frente a los desafíos de montar tu propia tienda online.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More